* Tu escuela... Tu plataforma de apoyo... Tu laboratorio social ..

Categoría:

Trabajar desde la igualdad esencial…, para ser diferentes.

Aquí se plantean recursos para afrontar situaciones (existencialmente) adversas, y lograr el éxito.

diciembre 2023

Cuando atraviesas por una adversidad, ya no vuelves a ser el mismo que eras antes, bien sea porque tu estructura física se altera y tu cuerpo ya no está en condiciones de hacer lo que hacías antes, o bien sea porque tu estructura mental cambia y tus capacidades cognitivas se encuentran afectadas, o quizás se deba a que tu estructura emocional se transforma y lo que antes hacías -o eras-, hoy ya no te “llena”… O posiblemente sea porque todas esas estructuras cambian a la vez y tus pensamientos y actos se convierten en un batiburrillo.

En resumen, que quedas limitado respecto a quien eras antes y entonces sólo te quedan dos alternativas: 1) la de aceptar el deterioro y cargar con ello, o 2) la de plantearte un nuevo futuro y vivir  de ello…

…La mayoría de las personas tienden a ir por el camino por el que ya iban antes -que para eso fue hecho y costó hacerlo-, y ello cargando con la insatisfacción de no poder ser ya quien antes se era… Y eso es muy duro.

Esto lo digo con sano optimismo. Desde el convencimiento práctico de  que  todos los que mantenemos una cierta capacidad cognitiva podemos reconstruir o construir una vida nueva. ¡Todo es ponerse!.

En mi caso concreto… Yo era deportista. Bien. Tuve que reconducir esta afición vital… También era docente y estudiante.  Bien. Tuve que limitar la docencia para no involucrar a terceros, pero el estudio propio lo mantengo como un quehacer diario porque es un terreno a cultivar para asegurar mi mantenimiento cognitivo. Y precisamente para mantener mis capacidades cognitivas y emocionales me embarqué en nuevas actividades que mantuvieran bien engrasada mi maquinaria cerebral. Así, llegué a estudiar música (un instrumento concreto), también me centré en vías de expresión alternativas y en ayudar a otros. De esta manera  mantendría una relación sana con “el mundo”… Y no se trataba de que tuviera problemas para relacionarme con el resto del mundo… Que no los tenía…. Se trataba de explorar nuevos escenarios y de desarrollar nuevas actividades propias. Se trataba, en resumen, de desarrollar un nuevo yo, o mejor dicho, se trataba de progresar en mi yo actual transitando por nuevos caminos, o por caminos alejados de lo corriente.

Y me reconstruí.

Del edificio derruido surgió una nueva estructura más adaptada a las circunstancias, un todoterreno para terrenos irregulares e imprevistos, y a la vez, una persona completa y con la fuerza suficiente como para enfrentarse a situaciones dispersas e irregulares. Como es la vida.

Un superhéroe sin capa, pero pertrechado con las alas de la libertad.

Y es que, seamos sinceros, el hecho de ser distinto es algo que todos llevamos escrito en nuestro ADN. Queremos que se nos trate igual “oficialmente”, pero sin que ello ponga en peligro nuestro derecho a ser diferentes. Pedimos igualdad, pero respetando lo distinto que hay en cada uno de nosotros. En fin. Pedimos desarrollar nuestra propia Personalidad desde el ejercicio de la igualdad social porque todos nos reconocemos como iguales y como portadores de una propia y valiosa Personalidad.    Todos respetamos esa diferencia esencial. La que nos hace libres.

Pero la diferencia hay que lucharla y mantenerla. Es un reto y un privilegio. Un reto porque el esfuerzo queda en la misma esencia de construir la diferencia. Un privilegio porque ser diferente es como quedar transformado por el dulce toque de una varita mágica…

          …Y la magia ronda por todas partes. Pero es invisible. El “toque mágico” es como pegar un salto sereno desde la desgracia a la magia:

    1. Tomas impulso… 2. Te concentras… 3. La ilusión se apodera de ti…y …         

¡¡ Saltas!!

¡¡Siiii!! Realizando ese salto te ves diferente, y ya desde entonces, te consideras un privilegiado porque ahí es cuando entiendes por qué muchos otros no lo dan. Es un salto de ilusión, y que la ilusión se haga realidad ya no depende sólo de ti, también de tus circunstancias (en particular, de los daños o secuelas que te hayan quedado). Pero lo que sí es un hecho es que con ilusión todo se hace más llevadero e interesante. Ya te sientes premiado porque con ello sólo tienes que ganar.

Bien.

Pues mi recomendación fruto de la experiencia es …

Sé distinto. Y enorgullécete de serlo. Mejor aún, utilízalo para cambiar algo, porque sólo lo distinto conduce al cambio… Y el cambio puede ir desde tu propio yo -lo más esencial-, hasta toda la sociedad -lo más participativo y en colaboración con muchos otros-.

A todos los niveles el cambio es arduo, pero gratificante. Pasas de lo malo conocido a lo bueno por conocer. El conocimiento te guía y el olfato moral te indica. No hay desvíos, tampoco atajos. Es un camino recto de ilusión.

Y es que todos estamos preparados para el cambio. No hay que tener miedo. Sólo hay que actuar en la línea en que “el hacer” te proporcione FELICIDAD. ¡¡Mágica palabra!!. Palabra que se llena con los buenos aires de la Personalidad y que adquiere todo su sentido en el escenario cotidiano de la convivencia.

Y si quieres cambiar o avanzar, y no tienes muy claro cómo y con quién… Hazlo con nosotros. Aquí estás entre amigos que quieren progresar y volcar experiencias e iniciativas propias a la sociedad. Todo ello con humildad.

Somos distintos SI, pero apelando a la firmeza de recibir un trato en igualdad.

 

2 comentarios en “Trabajar desde la igualdad esencial…, para ser diferentes.”

  1. Estoy de acuerdo en que «la distinción» es un valor a fomentar, y no para crear diferencias de fondo entre personas, sino para crear terrenos de mejora generales para todos. Supongo que el ser iguales nos da cierta tranquilidad de ser tratados igual desde las instituciones (públicas y privadas), pero la diferencia es la que nos mueve a actuar, ya sea para restaurar esa igualdad perdida, ya sea para canalizar cambios en nuestro entorno, ya sea para vivir con conciencia cada uno.
    Después de todo, de las muchas diferencias surge la democracia y este si es un valor social ya establecido.

    Gracias por el tema.

  2. Gracias por la propuesta de ver la cara amable de la adversidad, expresada como ese momento para el cambio (en positivo). Yo creo que una mentalidad positiva nos ayuda a ser personas, desarrollarnos como tales y vivir en comunidad. A partir de ahí, la igualdad la vivimos cada cual de diferente manera, unas veces con alegría porque queremos ser o hacer lo que son o haces otros -y ese camino lo disfrutamos-, y otras veces lo vivimos con decepción porque esa igualdad niega lo que de diferente hay en nosotros y que valoramos.
    Gracias por hacernos pensar en la igualdad y la desigualdad, ninguna de las dos son enteramente positivas ni negativas, depende del fin que se le de a los distintos aspectos de nuestra vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *