* Tu escuela... Tu plataforma de apoyo... Tu laboratorio social ..

Categoría:

El sistema sanitario (VI) Retos y Oportunidades

En CONOCIMIENTO se recogen información de la materia.

Última actualización 04/24

Se recurre a los siguientes recursos: 

Para empezar, constatar un hecho evidente… La salud afecta a toda la población independientemente de la edad y de la situación social, y además hoy, durante más tiempo; y eso porque las expectativas de vida han aumentado más de veinte años respecto a principios del siglo pasado.

Ahora continuamos con otro hecho evidente…, y es que tras años en espera de una reforma de la financiación autonómica, aún quedan por solucionar los serios desajustes que sufre el Sistema Nacional de Salud (en adelante SNS)… Y dar con la solución es de suma importancia, porque la financiación es el eslabón más débil de nuestro sistema sanitario, más aún tras la pandemia de la COVID 19.

En concreto, estamos sometidos a retos y a escenarios de oportunidades con los que debemos de lidiar para lograr la máxima equidad y calidad asistencial para todos, además de hacerla sostenible en el tiempo. Y las soluciones para lograr la tan ansiada sostenibilidad van vas allá de los parches de los fondos europeos y de apelar a una supuesta eficiencia que, quizás, sólo podría estar dando satisfacción a criterios económicos… Hoy se hace necesario el consenso político e institucional que defiendan la gestión descentralizada y económicamente sostenible… Para ello hay que abrir las puertas a oportunidades que permitan aumentar la fortaleza y mejorar el futuro de nuestro sistema sanitario, y ello, por ejemplo, en cuestiones y retos tan de actualidad como:

  • La evaluación del rendimiento del sistema sanitario.
  • El fomento de la calidad asistencial y la seguridad de los pacientes.
  • La mejora del acceso a la asistencia sanitaria,
  • El establecimiento de un nuevo modelo de financiación en el que se tengan en cuenta los principios de suficiencia, calidad asistencial y eficiencia en la gestión.
  • Una mayor transparencia en la contratación pública.
  • La regulación de la coordinación sociosanitaria.
  • La potenciación de la política de recursos humanos, su estabilidad, formación y motivación.
  • El apoyo decidido a la investigación biomédica y la innovación.
  • El establecimiento de un nuevo marco regulatorio para la colaboración público-privada.
  • La aprobación de medidas de apoyo para la participación, la formación e información de los pacientes y sus asociaciones.
  • La mejora de los sistemas de información poniendo al paciente en el centro y haciendo interoperables, no sólo los sistema sociales y sanitarios, sino también los centros hospitalarios y de atención primaria dentro del mismo servicio regional. Y por supuesto, sin olvidarnos del SNS, pendiente de una única historia clínica digital (incluso europea) y del acceso a una receta electrónica en cualquier rincón del país.

Pero no sólo nos enfrentamos a estas cuestiones. Por su parte, la evolución social y demográfica nos plantea nuevos retos y algunas tendencias ante las que ya es necesario actuar. Por ejemplo:

  • Nos enfrentamos al envejecimiento y al incremento de las enfermedades crónicas; todo ello de la mano, afortunadamente, de los avances en el diagnóstico y en el tratamiento de las enfermedades.
  • Del lado laboral nos enfrentamos a que en el sector de la salud hay previsto un déficit de 18 millones de profesionales en todo el mundo para el 2030 y esto requiere un cambio urgente de modelo hacia la virtualización, la automatización y la inteligencia artificial, de manera que pase a ser nuestra aliada.

  La transformación digital se configura, pues, como un aspecto clave en el cambio.

  • Del lado de los derechos sociales, nos enfrentamos a que habrá menos trabajadores que paguen impuestos para financiar programas de derechos tales como las pensiones o la atención médica. El Estado social, pues, necesariamente se tendrá que reinventar.
  • Además, nos enfrentamos al nuevo problema de Salud Pública que supone la soledad no deseada de entre el 30% y el 50% de los mayores de 65 años. En consecuencia, la soledad necesariamente ha de estar presente en todas las políticas porque los ciudadanos la van a vivir más, y más penosamente, y sólo con la (con)vivencia social se construye sociedad sin dejar a nadie atrás.
  • Añadir una tendencia consolidada que cada vez vivimos más de cerca: Nuestro entorno se deteriora. Por eso hemos de tener en cuenta la sostenibilidad económica, social y ambiental

Este contexto el cambio climático supone un DOBLE desafío para la salud:

UNO, por  la exposición al calor ambiental, lo que pone en peligro la salud humana y sobrecarga los sistemas sanitarios por el agravamiento de las enfermedades cardíacas, respiratorias, infecciosas y metabólicas (diabetes), lo que impacta principalmente en los mayores.

DOS, porque la atención médica contribuye a las anomalías climáticas, estimándose en un 5-6 % las emisiones globales de gases de efecto invernadero (edificios intensivos en energía, materiales de un solo uso, movilidad de trabajadores y pacientes, suministros de medicamentos, dispositivos, alimentos, etc.)… Hay que transitar hacia la sostenibilidad en la atención sanitaria con tecnologías, sistemas y pautas de consumo neutros para el clima. Actualmente el 40% es ineficiente. Más dinero para sanidad, SI, pero para hacer las cosas de manera más eficiente.

 

Con estos breves apuntes esperamos haber puesto un poco más de luz en los retos que se nos presentan, también en las oportunidades que se abren para impulsar el cambio.

+++++++++++++++++++++++ Actualizado en abril 2024+++++++++++++++++++++++++

A modo de respuesta a un reto/oportunidad sanitaria presentamos el caso que se puede leer y oír en la prensa/noticiarios de esos días (sobre el 17 de abril 2024). Y es que: Reino Unido ha prohibido la venta de tabaco a personas nacidas después de 1 enero 2009. Con ello trata de evitar el ‘relevo generacional’ en el consumo de tabaco y que no haya nuevos fumadores, ello mediante la prohibición del tabaco e impidiendo el acceso a él. Y lo hará aumentando cada año la edad legal para comprar cigarrillos. Actualmente, está en 18, pero el año que viene nen 19, al siguiente en 20 y así sucesivamente. De esta manera quien fuma hoy, podrá seguir comprando, pero quien tiene hoy 14 años no podría comprar jamás.

Una contención similar se está haciendo en Nueva Zelanda, pero con más cosas. Por ejemplo, están limitados los lugares donde se vende tabaco: de cada cien lugares donde se vendía, ahora solo se deja en cinco. Y se ha obligado a reducir la nicotina en los cigarrillos para evitar la adicción.na contenciñn similar

Con datos, que nos abren más los ojos:

  • Fumar cuesta a la economía-sociedad británica alrededor de 20 mil millones de euros al año lo que, según las autoridades, “supera con creceslos ingresos anuales que recibe el Tesoro por los impuestos sobre los productos del tabaco”.
  • De acuerdo a las cifras oficiales,prohibir fumar supondrá un coste neto para el Tesoro de alrededor de 9 mil millones de euros por año. En cuanto a la productividad, el tabaco es el responsable de una pérdida anual de 17 mil millones de euros, debido a la pérdida de ingresos relacionada con el desempleo, la muerte prematura

Así pues, la salud-sanidad común se antepone a la libertad humana de fumar, y ello impidiendo el acceso al tabaco dentro de un marco de acciones que fomentan el ejercicio individual responsable de no fumar.

7 comentarios en “El sistema sanitario (VI) Retos y Oportunidades”

  1. Yo creo que las amenazas son muy importantes porque los cambios que se nos vienen encima son grandes. A mi juicio los más importantes son dos:

    1. el CAMBIO DEMOGRAFICO… La población envejece y, lógicamente, es más vulnerable y costosa su salud. Por tanto, el sistema sanitario público tenderá a saturarse -entre otras cosas porque la sanidad privada no les va a atender-… Además, como la población en edad laboral tiende a disminuir, las estructuras profesionales también se resentirán.. De hecho, ya he visto noticias que pronostican una falta de médicos muy importante porque muchos se jubilan en los próximos años (y no me cabe duda que la empresa privada sanitaria va a poner mucho dinero sobre la mesa para quedarse con los profesionales en detrimento de la pública).

    2. CAMBIOS EN SALUD PUBLICA Y EL DETERIORO DEL ENTORNO.. Ya hemos tenido un anticipo con el coronavirus. Pero los cambios en nuestro entorno medioambiental y natural sin duda agravarán la salud global -al menos hasta que las nuevas generaciones se adapten al nuevo medio- y mucho más en un mundo donde las personas viajan a todas partes globalizando con ello las enfermedades.

    Entonces, mi pregunta final ante los malos augurios es : ¿No es necesario cambiar ya el modelo social sanitario? Supongo que este es el GRAN RETO que puede abrir puertas a la OPORTUNIDAD (de cambio).

    Gracias por ofrecernos temas para pensar.

    1. Yo estoy de acuerdo contigo Lucía, envejecimiento y medioambiente me parecen retos clave. Y vamos a peor.
      Efectivamente, coincido también contigo en que el reto clave es cambiar el modelo sanitario antes de que reviente, no sé si ampliando la entrada de lo privado en lo público o, al contrario, aumentando el control de lo público. Pero lo cierto es que hay que plantear oportunidades para lo público allí donde tan sólo vemos negocio y dinero.

  2. Yo el centro lo pongo en lograr la máxima EQUIDAD Y CALIDAD asistencial públicas. A mi juicio es esto lo que diferencia lo privado de lo público, porque éste no trata a TODOS ni es su tema la EQUIDAD, sino que esencialmente trata de lograr los máximos beneficios, eso sí, bajo un despliegue de calidad asistencial para quien lo paga -que también puede ser lo público vía conciertos-

    Los retos a mi juicio son dos, unos sistémico y otro sociodemográfico:

    • El sistémico lo planteo como el establecimiento de un MARCO REGULATORIO eficaz y eficiente para la colaboración público-privada. Creo que estamos en un escenario en el que ambas partes pueden ganar, pero hay que ponerse a ello.
    • El sociodemográfico a mi juicio es que nos enfrentamos a RETOS MAYUSCULOS; 1) el envejecimiento, 2) el deterioro del entorno, 3) el incremento de las enfermedades crónicas -incluida la soledad-… Esto inevitablemente lleva a la sobrecarga del sistema, a lo que se le añaden nuevas amenazas expresadas en: 4) un déficit del personal sanitario y la 5) falta de trabajadores en general que paguen los impuestos que vayan a parar a la sanidad pública… Yo creo que todo son puras evidencias y el resultado de simples cuentas.

    Es verdad que los escenarios catastrofistas a menudo no se dan (por ejemplo, llevamos hablando del fin de las pensiones ya años, y nada, probablemente por la alta movilización ciudadana- LA DEL VOTANTE) pero parece que hoy ya se ve más claro que algo hay que hacer para preservar lo esencial de lo público… si es que lo queremos preservar, esa es otra, ¿queremos preservar lo público o le confiamos todo al mercado y a nuestra capacidad individual de acceder a él?.

  3. Yo, dado los importantes retos a los que nos enfrentamos, pongo el foco en la democratización del sistema sanitario como la vía más sensata de mejorarlo entre todos poniendo siempre en el centro a la persona.
    ¿Y cómo comenzaría la democratización? Primero, mejorando los sistemas de información y fomentando medidas de participación, formación e información de los pacientes y sus asociaciones. Cuanto más se sepa y cuanto más se abra el sistema sanitario a lo que necesitan y esperan de él los usuarios, más posibilidades tendremos de contar con un sistema inclusivo que tenga como centro a la persona-usuario-ciudadano. De otra manera, yo creo que el centro se quedará, como ahora ya están pasando, en el dinero y el mercado, o sea, en el simple concierto para descongestionar lo público y en la gestión por parte de los grandes fondos de inversión.

    Creo que se nos abre la oportunidad de participar en el sistema sanitario. Sólo necesitamos que se nos anime con buenos medios a ello. Personas, hay, y asociaciones, también.

    Gracias por el artículo.

  4. Hablando de retos, por supuesto, tenemos que hablar del reto de la financiación, porque el dinero es pieza clave para todas las organizaciones y modelos de actuación.
    De una nota de prensa en la Moncloa de 11.12.2023 (Hacienda) -disponible para todos vía www- se puede extraer lo siguiente:
    1. Las CCAA recibirán del Estado los mayores recursos de la historia para 2024, un incremento del 14,86% .
    2. En 2024 se dará un mayor margen fiscal a las CCAA a pesar del regreso de las reglas suspendidas durante los últimos años a causa del gasto sobrevenido por la pandemia y el incremento de precios en todos los ámbitos al que contribuyó la invasión de Ucrania por parte de Rusia…
    De esta manera, en los objetivos de estabilidad se incluirá una tasa de déficit del 0,1% para las regiones. Las Entidades Locales también se beneficiarán de esta actualización de las tasas de referencia… Y este incremento del margen fiscal será asumido por la Administración Central marcando el objetivo de equilibrio presupuestario en los ejercicios 25 y 26…
    3. También se reabre el debate entre administraciones sobre la Reforma de la financiación, unas conversaciones en las que se reclama «sentido de Estado» para llegar al consenso imprescindible para ejecutar esta importante reforma. El objetivo es que las CCAA se financien con normalidad en los mercados y no dependan de mecanismos extraordinarios.

    Espero que lo expuesto de mayor claridad sobre lo que estamos hablando e ilumine las oportunidades derivadas.

  5. Yo quiero retomar del texto dos aspectos que me pareen excepcionalmente relevantes y que considero son de capital importancia abordar:
    Primero. Que hay que abrir las puertas a OPORTUNIDADES para fortalecer y mejorar el futuro de nuestro sistema sanitario en cuestiones tales como: a) La evaluación de su rendimiento. b) El establecimiento de un nuevo modelo de financiación. c) Una mayor transparencia en la contratación pública. d) El apoyo decidido a la investigación biomédica y la innovación. e) El establecimiento de un nuevo marco regulatorio público-privado.
    Segundo. Además nos enfrentamos a RETOS tan relevantes como: 1) el envejecimiento y el incremento de las enfermedades crónicas. 2)El déficit de millones de profesionales sanitarios en todo el mundo, con las tensiones que esto va a suponer, y que conlleva abordar un cambio urgente de modelo hacia la transformación digital. 3) Un nuevo problema de Salud Pública como es la soledad no deseada de los mayores. 4) Y finalmente, una tendencia ya consolidada: Nuestro entorno se deteriora, y con él la sostenibilidad del modo de hacer vida que conocemos.

    En fin, hablamos de retos y oportunidades mayúsculas que hay que afrontar con valentía y optimismo porque de su eficaz resolución depende claramente el futuro del sistema que conocemos.

  6. Continuando con la comparación con USA, las oportunidades y retos del sistema de salud en Estados Unidos se podrían resumir en:
    OPORTUNIDADES: Mayor número de clientes y de coberturas: El sistema de salud estadounidense ofrece hoy cobertura a más personas que nunca antes, y un importante porcentaje de esta cobertura corresponde a adultos jóvenes. Además, los seguros médicos son más asequibles, aunque siguen siendo caros, y la judicatura se esfuerza en impedir subidas abusivas de las tarifas por parte de las aseguradoras médicas. Por otro lado, y por ley, el 80% de las primas de seguro deben aplicarse a mejorar la atención médica. Además, las personas tienen mayor elección de coberturas y las aseguradoras ya no pueden negar la cobertura a personas con problemas de salud preexistentes o crónicos, tampoco pueden imponer un límite predefinido de los dólares a gastar en la cobertura que ofrecen, con lo que ésta es más amplia que antes.
    RETOS: primero, el negocio. Se consolida el aumento del importe de las primas derivado de la obligada ampliación de coberturas y el acogimiento de personas con patologías previas. Por otro lado, los programas estatales como Medicare no ofrecen una cobertura completa y dejan fuera aspectos tan importantes como la medicina preventiva, la oftalmología o la odontología. Por último, aún muchos proveedores de salud rechazan atender a personas acogidas a los programas estatales Medicaid o SCHIP, ya que su tasa de reembolso es muy baja.
    Seguimos comentando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *