* Tu escuela... Tu plataforma de apoyo... Tu laboratorio social ..

Categoría:

CASO 1 – ¿Qué hacer y cómo pedir no se produzcan desmesurados tiempos de espera en procesos judiciales?

Los CASOS se fundamentan en hechos e informaciones veraces  y también expresan opiniones, dudas y preocupaciones fruto de experiencias personales y de su estudio.

abril 2023

Este caso es el resultado de la Toma de Decisiones derivadas del CASO 1 – ¿Cómo saber si los tiempos medios de espera para un juicio son los normales?

El punto de Partida

Con la certeza de que mi proceso judicial -aún pendiente de juicio oral-, al menos duplicaba los tiempos medios de espera de los ya terminados y publicados por el propio CGPJ, y con ello probablemente se estaba vulnerando el derecho fundamental recogido en el artículo 24 de la Constitución, que dice, entre otras cosas, que todos tenemos derecho a un proceso público sin dilaciones indebidas…

Me propuse denunciar esta situación ante los órganos que consideraba competentes con el objetivo de agilizar la pendencia.

Para ello ejercité mi derecho a pedir ante cada uno de ellos, primero indirectamente por la vía de la reclamación, y con posterioridad por la vía directa del ejercicio del Derecho fundamental de Petición.

Lo que hice para PEDIR y sus Resultados

Para comenzar, sólo decir este camino se inició antes de la pandemia y ante la evidencia de que el proceso superaba sobradamente todos los plazos publicados y en todas sus fases.

Así pues, me dirigí al CGPJ, DEFENSOR DEL PUEBLO y MINISTERIO DE JUSTICIA para denunciar este hecho:

  • Desde la Unidad de Atención ciudadana se me dijo que:  los Juzgados de lo Penal habían asumido una carga de trabajo superior a la deseable y que la agenda de señalamientos estaba completa en a varios meses vista. Además, se me recordaba que los juicios derivados de las demandas que iban entrando en el Juzgado se señalaban por estricto orden de recepción, con un turno especial para asuntos urgentes… Y que si consideraba que en mi procedimiento concurrían circunstancias especiales que justificaban su calificación como urgente, podía alegar y acreditar estas circunstancias ante el Juzgado y solicitar que se adelantara el señalamiento.

En lógico resumen:

que NO existían retrasos anormales y que esperas superiores al doble de lo publicado eran normales. Desolador ¿no?

 

  •  Más adelante, y tras recurrir al D.P., éste me trasladó las conclusiones de su investigación junto con el informe delSERVICIO DE INSPECCIÓN DEL CGPJ En ese informe, el Magistrado del Juzgado que llevaba mi caso apoya la tesis de que NO existían irregularidades en la tramitación del procedimiento pues el retraso en el juicio oral respondía a la pendencia existente de otros procedimientos con fecha anterior de entrada a la mía, así como al calendario de asignación de sala.  

De nuevo se me insistía en que…

NO hay retrasos anormales y que las esperas superiores al doble de lo publicado – por pura lógica discursiva-, eran las normales…

A mí esto me parece anormal. Lo siento.

 

  •    Tras cuatro años largos de proceso, este Ministerio me remite el Acuerdo de la COMISION PERMANENTE DEL CGPJ donde se me hace saber de nuevo que NO existen dilaciones indebidas ni funcionamiento anormal de la Administración de justicia… Y todo ello apoyado en un relato en el que se omitían 35 meses de un total de 54 que ya duraba el proceso.

Es decir, el procedimiento quedaba reducido para su análisis y valoración por los órganos competentes al 35% del tiempo realmente transcurrido. A mi esto también me parece anormal. Lo siento.

 

  • Finalmente en vista oral -juicio-, el MINISTERIO FISCAL afloró las dilaciones y en su sentencia el JUEZ-MAGISTRADO reconoce más de un año de paralización del proceso… Y lo peor, que la AUDIENCIA PROVINCIAL me reprocha que las dilaciones indebidas las estaba utilizando yo con el único argumento del beneficio del autor en perjuicio de la víctima.

 

¿Qué se puede pensar cuando la realidad es que durante muchos meses en ningún momento mis reclamaciones por los amplios plazos transcurridos fueron, ni consideradas, ni mucho menos reconocidas ante mí y por ninguna vía?… Todo fue tratado desde la más absoluta normalidad de los hechos temporales…

De nuevo, esto debe de ser lo normal.

 

Tras esta evidente desigualdad de trato a la hora de reconocer las dilaciones y que como bien afirmó la Audiencia Provincial sólo benefició al autor -porque le redujo la pena-,  me dirigí al CGPJ, MINISTERIO DE JUSTICIA Y MINISTERIO FISCAL suplicando… Que cuando tuvieran conocimiento cierto de dilaciones indebidas se las comunicaran inmediatamente a las partes para evitar la peligrosa dicotomía pseudo-procesal ganador/perdedor que ahonda en el conflicto, y al menos dar la oportunidad de equilibrar la desigualdad, o que sea el Estado el que asuma esa responsabilidad…

Porque es evidente que los daños morales existen. ¿O acaso a ambas partes no se las daña si no se les reconoce explícitamente la correcta tutela judicial? A una parte se la compensa con la reducción de la condena, pero la otra parte espera y se merece ser reconocido como ciudadano íntegro que es -porque él sí reclamó y recordó el deber de garantizar un derecho fundamental que es de todos-.

  • El CGPJ  -su Servicio de atención ciudadana- me respondió que la cuestión planteada NO podía ser atendida por no ser de su competencia.
  • El MINISTERIO DE JUSTICIA me respondió por boca de la Letrada de la Administración de Justicia del Juzgado en cuestión que…  NO se han producido dilaciones indebidas que sean responsabilidad de dicho órgano judicial ya que los Letrados establecen el día y hora en que han de celebrarse los juicios siguiendo los criterios-instrucciones del Juez o Magistrado titular del órgano judicial.

Resumiendo,

 que siguen sin existir dilaciones indebidas a pesar de lo explícito de la sentencia, es más, sí que se visibilizan y aplican a la parte condenada reduciéndole expresamente la condena, pero no se reconocen de ninguna manera a la otra parte, a la parte afectada por el delito y también por la dilación procesal… Y lo que es aún más misterioso…  No hay responsables en los tiempos de “paralización” del proceso reconocidos en sentencia.

¿Y esto es igualdad de trato y respeto a la dignidad de todas las personas? Lo siento. A mi me parece que no.

 

LO IMPORTANTE. QUE SEPAS QUE …

  • Toda irregularidad en un servicio debe comunicarse para que quede registrado convenientemente. El retrato oficial de una deficiente atención sólo se materializa a través de la Reclamación formal correspondiente.
  • No hay más que decir. Sólo que no somos perfectos ni vivimos en un mundo perfecto… Es y somos más imperfectos de lo que nos pensamos. Y no lo sabemos hasta que nos toca experimentarlo.

Lo importante es luchar, no sucumbir y dar pasos para mejorar y aportar a los demás. En algún momento a lo largo del camino lo agradecerás e incluso alguien te lo reconocerá.

 

7 comentarios en “CASO 1 – ¿Qué hacer y cómo pedir no se produzcan desmesurados tiempos de espera en procesos judiciales?”

  1. Este caso guarda relación con el Caso 1 donde ya comenté algo… Pero antes de nada quiero RECONOCER Y AGRADECER la lucha llevada a cabo por el ciudadano concreto. Me parece ejemplar aunque no haya tenido éxito.
    Supongo que cuando se habla de la vía de la reclamación, se trata de la reclamación patrimonial… Aquí para mí lo más relevante es que la COMISION PERMANENTE DEL CGPJ mantuviera que no existen dilaciones indebidas ni funcionamiento anormal de la Administración de justicia apoyándose en un relato en el que se omiten 35 meses de un total de 54. Eso no es una valoración fundamentada en la realidad de los tiempos…, por eso yo la califico de arbitraria.
    En cuanto a la vía del ejercicio del Derecho fundamental de Petición entiendo que el MINISTERIO DE JUSTICIA, por boca de la Letrada de la Administración de Justicia, afirma que las dilaciones producidas se deben al Juez o Magistrado titular del órgano judicial… Yo me imagino es el mismo Juez que sentenció y al que no le quedó otra que reconocerle al acusado las dilaciones indebidas recortándole su pena, porque eso es lo que dice la ley… Ahora bien, el reconocimiento de dilaciones sólo a una de las partes evidencia una DESIGUALDAD de trato por el mismo hecho. Y esto es lo que me parece injusto.

    1. Estimado David, gracias de nuevo por tu interesante comentario.

      Efectivamente se trataba de una reclamación patrimonial por dilaciones indebidas y el Derecho de Petición iba en la misma línea una vez reconocidas por el juez en sentencia… Es evidente el trato desigual dado a las partes en esta materia, es más, incluso a la parte a la que no se le reconocieron las dilaciones indebidas se la achaca posteriormente el hacer un uso «victimista» de este hecho admitido.

  2. Ya lo decía el Sabio Séneca “nada se parece tanto a la injusticia como la justicia tardía” -o justicia tardía no es justicia- y aquí me parece evidente que la aplicación de la justicia traslada una desigualdad formal de trato sobre cada participante en el proceso: hacia el causante, algo positivo que se plasma en una pena menor, y hacia el perjudicado, una falta completa de reconocimiento… Eso es lo que me parece preocupante, entre otras cosas, por lo fácil que es de resolver. Por ejemplo, yo pediría que existiera una especie de Boletín Oficial de Actas de Reconocimiento en donde se publicaran esos “actos de reconocimiento” hacia personas agraviadas por tratos desiguales provenientes de lo público. Al menos el respeto y las disculpas por el trato desigual harían de barrera frente al deterioro de la integridad personal-moral, y el ciudadano vería con otros ojos el trato que se le dispensa, hoy muchas veces reducido a mero perdedor-ganador e incentivado a luchar por satisfacer daños a cambio de dinero… No todo conviene reducirlo al dinero… Tenemos que recuperar a ese ser valioso que cada uno es por sí mismo. Eso forma parte del reconocimiento social que todos anhelamos

    1. Gracias por el comentario Alfredo, muy interesante recordar a Séneca.

      Tu propuesta de Reconocimiento personal a los perjudicados es muy original y desde luego muy social. Son de las iniciativas que crean Sociedad y sana convivencia.

  3. Hola de nuevo,

    en el CASO 5 acabo de poner un comentario que remite en la práctica al aumento «lógico» de las listas de espera en los juzgados dada la situación actual. Ahí me centraba en el SABER…

    Pero como hemos aprendido en la Escuela tras el SABER viene el PEDIR, ahora bien ¿el pedir aquí pasa por sumarse a las reivindicaciones de los funcionarios de justicia o por exigir a las Administraciones los daños causados a cada afectado? No lo se, quizás a ambos… Lo que si me parece claro es que el Reconocimiento personal debe de ir en todas direcciones, los trabajadores también deben de ser (y verse) reconocidos en una labor tan sensible como es la Justicia, pero las personas que dependen de la tutela de la justicia para resolver un conflicto también deben de ser reconocidas en su derecho y satisfechas en los daños producidos.

    En resumen, que quizás estamos en un momento «social» en donde el PEDIR por parte del ciudadano afectado a la Administración de Justicia es lo oportuno (como hizo el ciudadano del caso)… Al menos para que quede constancia formal del problema en la actividad de los juzgados y para su propia satisfacción personal por hacer algo que considera «debe hacer».

    Gracias nuevamente.

    1. Alfredo, estoy totalmente de acuerdo en que a nuestra sociedad le faltan mecanismos de reconocimiento a las personas-ciudadanos que participan en su mejora/avance. Quizás gestionando adecuadamente este aliciente todos nos sentiríamos más «respetados» y contribuiría a una mejor democracia… Parece un poco romántico pero el sentirse/verse reconocido contribuye a mejorar la convivencia… Creo que fue el sociólogo Axel Honneth el que se focalizó en este tema. Voy a ver si lo encuentro entre mis libros y es interesante proponerlo.

  4. Comparto que toda irregularidad en un servicio público debe comunicarse-reclamarse para que quede registrado y así la Administración trate de mejorarlo.
    También comparto que vivimos en un mundo imperfecto y que unos lo sufren en sus propias carnes y otros no. Un tema que debe de visibilizarse porque no se trata de una cuestión de privilegiados o no. Nos puede tocar a cualquiera y es mejor estar preparados, o al menos, saber cómo afrontarlo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *