* Tu escuela... Tu plataforma de apoyo... Tu laboratorio social ..

CASO 1 – Saber de la industria aseguradora. Una breve introducción

En CONOCIMIENTO se recogen información de la materia.

julio 2023

Cuando pensamos en la Seguridad, inmediatamente también pensamos en la Libertad. Son dos cuestiones íntimamente interrelacionadas en nuestro territorio sociocultural (avanzado).

Hoy concebimos la seguridad en un marco de libertades, y la libertad como el fruto maduro del hecho de contar con seguridad, o lo que es equivalente, podemos sentirnos plenamente libres cuando nuestra seguridad no queda comprometida en nuestro espacio de toma de decisiones y nos confesamos seguros cuando nuestra libertad no se ve disminuida en él.

O sea, la clave está en conservar un espacio de toma de decisiones propio enmarcado entre los ejes Seguridad-Libertad (individuales)

Esta imbricación Seguridad-Libertad constituye un terreno propicio para el crecimiento personal y el conflicto social. Y eso porque alcanzar hoy las más altas cotas de seguridad y libertad pasa necesariamente por una estrecha colaboración Mercado-Estado, el primero en tanto máxima expresión del ejercicio de la libertad individual, y el segundo, en tanto máximo protector del individuo-ciudadano. Un equilibrio en máximos difícil de alcanzar, pero que configura nuestras expectativas de lo que se supone es vivir en una sociedad desarrollada como en la que vivimos. Una sociedad en la que el Mercado satisface nuestros deseos y necesidades cotidianas, y en la que el Estado soluciona las desigualdades y los conflictos para satisfacerlos.

Pues bien, aquí vamos a hablar muy brevemente de la industria aseguradora…, de esa parte de la industria financiera que aspira a articular libertad y seguridad individuales bajo una estructura (privada) de mercado; una industria que está compuesta por compañías que administran los riesgos de los individuos trasladándolos a empresas con suficiente capacidad económica para soportarlos.

Para esta breve tarea nos apoyaremos en lo que dicen tres instituciones privadas reconocidas: Unespa, Geneva Association y Mapfre Economics. Con ello sólo pretendemos dar una idea muy general del alcance y magnitud del espacio (privado) al que representan, y que no es en absoluto menor.

Comenzamos pues:

¿CUAL ES EL COMETIDO DEL SEGURO?

La esencia del seguro es la protección de las familias, las empresas y las instituciones ante todo tipo de riesgos… En particular, el seguro acompaña a las personas desde su nacimiento y su acción abarca situaciones tan dispares como el cuidado de la salud, la reparación de los daños personales derivados de un accidente de tráfico (fallecimiento, secuelas, lesiones temporales y gastos médicos), la organización de un sepelio, el pago de una indemnización por muerte o invalidez etc…

EN RESUMEN, pagamos por una posible materialización de riesgos futuros que ya tendrán, si la desgracia nos llega, su coste cubierto.

 

¿POR QUE HABLAMOS DEL SEGURO?

PRIMERO. Porque expresado en términos de DINERO su papel como inversor institucional es una palanca en el proceso económico nacional. También de progreso… Reflejado en datos, el seguro destinó 162.450 millones de euros a títulos de deuda pública española y de otros países europeos (Datos a 30 de septiembre de 2022).

SEGUNDO. Porque es un importante motor de negocio… Reflejado en datos, las aseguradoras resuelven cada año 238 millones de percances y trabaja con proveedores repartidos por toda la geografía nacional a los que paga 15.539 millones de euros al año. Ello le hace merecedor del título de generador de prosperidad.

TERCERO. Porque expresado en términos SOCIALES, el Seguro ofrece un alivio a familias/individuos frente a las adversidades que suponen la pérdida de ingresos o de la capacidad de obtenerlos; un alivio que contribuye a reducir las desigualdades y a generar una sociedad más cohesionada… Así pues, la industria aseguradora colabora en el mantenimiento de la capacidad de crecimiento y la sostenibilidad.

 

Por concretar ¿Quién PONE CARA Y VOZ AL SEGURO?

Aquí nos vamos a referir muy brevemente a dos representantes de esta industria:

1 UNESPA  es la asociación que representa al sector en España y a sus asociados, tanto nacional, como internacionalmente… En datos, representa a una industria que factura al año 62.000 millones de euros, cerca del 5,1% del PIB nacional.

Su misión pasa por:

  1. Poner voz al seguro trasladando a la sociedad su necesidad para emprender cualquier proyecto y para el progreso social.
  2. Expresar su posición ante los temas que preocupan a la sociedad.
  • Estar presente en todos los grandes debates sociales relacionados con la actividad aseguradora.

Su Memoria Social del Seguro 2022 -y anteriores- las puedes encontrar en su web. Te recomiendo su lectura para hacerte una idea mejor del sector. 

2 The Geneva Association es una asociación global de compañías de seguros.

Su misión pasa por atender a la industria de seguros:

  1. Identificando e investigando las tendencias clave que pueden afectarla en el futuro, principalmente destacando las amenazas previsibles.
  2. Desarrollando recomendaciones para la industria y para los formuladores de políticas.
  3. Proporcionando una plataforma a miembros, políticos, académicos, organizaciones multilaterales y no gubernamentales para discutir estas tendencias y recomendaciones;
  4. Comunicándose con líderes de opinión globales y organizaciones influyentes para resaltar las contribuciones positivas de los seguros, comprender mejor los riesgos y construir economías y sociedades resilientes y prósperas y, por lo tanto, un mundo más sostenible.

 

¿Qué DICEN en SUS INFORMES?

Esencialmente ambas asociaciones ponen de manifiesto el valor que aporta el sector asegurador a la sociedad en distintos ámbitos, y cómo su labor contribuye al bienestar y a la protección de las personas… También plantean el compromiso de la industria aseguradora con el sector público para examinar enfoques complementarios a la protección. Todo ello en un contexto actual que cuenta con dos elementos fundamentales:

Uno. El aumento de la deuda pública que tensiona los sistemas de seguridad social estatales.

Dos. El aumento de las expectativas de los ciudadanos sobre el sector público tras la crisis del COVID-19, y a lo que se le añade una mayor concienciación hacia la protección de la vida, la salud y los ingresos.

Así pues, estamos en terreno fértil para que las aseguradoras sugieran nuevas formas de alianza-participación con el sector público con el objetivo de reducir la desigualdad. Y con este objetivo presentan datos que refuerzan la idea de una desigualdad creciente, datos que puedes encontrar en el informe The role of insurance in mitigating social inequality de agosto de 2020 localizable en la web The Geneva Association |.

Aquí sólo hacemos un breve resumen de las nuevas desigualdades planteadas…, en este caso…, con foco en  las sanitarias por su gran relevancia para el desarrollo y prosperidad de la población en general.

Estos datos son:

  • Las diferencias en la esperanza de vida se han ampliado en los EE. UU. y la población más rica ahora viven entre 10 y 15 años más que la más pobre porque aquéllos tienen acceso a los seguros.
  • En Inglaterra, en 2017, los hombres de las zonas más desfavorecidas tenían 4,5 veces más probabilidades de morir por una causa evitable, que los hombres de las zonas menos desfavorecidas. Las mujeres tenían 3,9 veces más probabilidades.
  • Los datos de varios países con respecto a la pandemia del coronavirus sugieren que los estratos económicos más bajos tenían muchas más probabilidades de contraer la enfermedad. También las tasas de mortalidad fueron significativamente más elevadas para los segmentos de la población con más bajos ingresos, que además, se vieron afectados de manera desproporcionada por la pérdida de ingresos resultado de las cuarentenas y los cierres.

Continuamos…

Para finalizar incluimos el informe de

por tratarse de un referente con vocación de participar en debates públicos sobre Seguros y Previsión Social, Macroeconomía, Finanzas, y Regulación.

El informe lo puedes localizar aquí y en lo esencial aporta una visión inclusiva del seguro, sobre todo en zonas donde su presencia está llamada a mejorar las condiciones generales de vida de la población.

Así, recomienda diferentes acciones que las aseguradoras deberían de llevar a cabo, entre otras:

  1. Comprometerse con el sector público para examinar enfoques complementarios para crear una red de seguridad social.
  2. Innovar con nuevos productos destinados a las personas especialmente vulnerables a las crisis económicas o que generalmente son ignoradas por el seguro comercial ordinario y por los planes de seguro social que cubren a los empleados del sector formal

Y para que las medidas tengan efecto, también sugiere que los gobiernos y reguladores creen un marco regulatorio adecuado para fomentar los seguros inclusivos (productos que abarcan desde los microseguros, para los más pobres, hasta nuevos productos y servicios para quienes están en el umbral de la entrada en la clase media y no han sido atendidos por los seguros tradicionales).

 

CONCLUSIONES (también muy breves)

La industria aseguradora es un negocio pujante que parece estar llamado a comprometerse con el sector público para examinar enfoques complementarios a la protección y así tejer esa sólida red de seguridad social en la que todos confiamos… Y lo cierto es que ambos actores tienen mucho que ganar: las Aseguradoras un gran cliente estable además de un protector para la propia industria, y el Estado un colaborador comprometido al que puede transferir costes públicos… Sí…Hablamos de mover mucho, mucho dinero hacia el mercado. Eso en sí mismo no es ni bueno ni malo siempre y cuando exista dinero que mover, en particular, dinero de las familias…, y no todas lo tienen.

En cuanto a la oferta de productos y la regulación necesaria, el tiempo dirá si esos prometedores seguros inclusivos resultan exitosos para los clientes más vulnerables, o no.

EN FIN…

Hablamos probablemente de un replanteamiento del estado social, y con ello, de estrechar la colaboración público-privada hasta extremos que aún hoy nos resultan desconocidos, en particular, porque combatir la desigualdad nunca ha sido misión del Mercado y poder contar con sus tropas privadas sólo parece quedar al alcance del Estado.

Ni bueno. Ni malo. Hay que proponer, actuar, ver, y esperar resultados.

5 comentarios en “CASO 1 – Saber de la industria aseguradora. Una breve introducción”

  1. La industria aseguradora es pujante en todas partes, y me alegro por ello. Es un sector económico que ayuda al progreso y el bienestar, pero es en los países bajo un modelo de Estado Social (como en Europa) en donde más cómodas viven y más pueden hacer.

    Creo que es un modelo que les es favorable porque lo que les genera pérdidas lo pueden derivar al servicio público (pienso en la sanidad, donde creo esto es muy evidente) y encima se ahorra una cantidad ingente de dinero al evitar que se actúe judicialmente contra ellas llegado el caso (sólo hay que ver la cantidad de conflictos judiciales en el modelo de USA, que se apoya fundamentalmente en el terreno privado de la «indemnización»).

    En fin, industria aseguradora SI, objetivo de mejorar la eficiencia y de evitar la desigualdad TAMBIEN, y en AMBOs sectores: lo público y lo privado. Porque yo creo que ambos pueden vivir bien, sin pasar penurias, es más, ganando ambos dentro de su propio margen de posibilidades… Ahora bien, hay que negociar desde ahí… Yo creo que el problema parte cuando uno quiere ganarlo todo y el otro asume o normaliza perderlo (y con ello arrastra a muchos individuos más, y con ello, a una parte del sistema social).
    Así comienza una mala negociación para lo social y es entonces cuando surgen desde el primer momento los conocidos discursos acerca de la responsabilidad individual, porque una cosa está clara, para ambas partes de la negociación es el individuo el que debe asumir las responsabilidades, ya sea visto como ciudadano o como cliente….. porque para eso es libre (un discurso socio-cultural habitual a modo de moraleja).

    Difícil, pero creo es una tarea a abordar siempre desde el convencimiento de obtener Beneficio por ambas partes. Y cuanto más mejor.

  2. No nos engañemos, vivimos en un mundo guiado por el dinero y el mercado como forma «natural» de moverlo. Aqui la industria aseguradora juega un papel fundamental porque produce seguridad para el consumo individual. Y la Seguridad es un fundamento de la Libertad.

    Comparto con comentarios anteriores que el objetivo social es lograr que los ámbitos público y privado convivan y «se ayuden» para beneficio de ambos… Pero no es tarea nada fácil por la propia naturaleza de cada terreno.

    Gracias por este artículo.

  3. Ya lo comenté en otro caso, creo que el 6. Ahí comentaba que no veía muy claro el futuro de la colaboración público privada más allá de cuándo usar cada ámbito para descargarse de servicios (sobre todo para no perjudicar al Negocio cuando puede ganar más dinero). Para mi la convivencia en realidad pasa por dejar a cada sector «lidiando» en su terreno, el privado, del lado de ganar dinero cuando mejor puede hacerlo (que es cuando tenemos menos probabilidad de enfermedades graves), y el público del lado de la satisfacción de las necesidades básicas cuando es el único que queda para hacerlo porque el mercado ya se fué.
    Dicho así suena muy poco a sectores en convivencia, pero lo cierto es que la convivencia, creo yo, la da la «separación de vidas», una vida para el negocio y la otra para la necesidad. La primera pensada en «ganar dinero» en el mundo privado y la segunda en gastar el dinero de las «arcas públicas». Otra cosa es que la primera deba de ingresar en la segunda, esa sí podría ser la colaboración público-privada.
    Gracias de nuevo por hacernos pensar.

    1. Seguridad y Libertad van de la mano, pero también Seguridad e igualdad. El primer par es el más cercano al Mercado por lo obvio, el mercado nació en ese contexto de libertad y ahí se afianza, forma parte de nuestro bagaje cultural. En cambio el segundo par va ligado a lo público por ese mismo bagaje cultural.
      Habría que ver si es posible unir Mercado e Igualdad de alguna manera más allá del dinero en lugar de sólo buscar en el mercado una exclusa para reducir la desigualdad. Creo que esto es importante para reubicar al dinero y evitar su excesiva preponderancia. No se trata de que el dinero sea malo. No. NI mucho menos. Se trata de que cada cual lo utilicemos teniendo la Igualdad garantizada. Y esa igualdad la puede proveer lo público (hoy es así) pero ¿por qué no también el mercado? por ejemplo, en materia de seguros privados sanitarios ¿por qué no todos podemos acceder a un seguro en igualdad? por ejemplo, ancianos, lesionados previamente no pueden hacerlo ¿por qué no pueden asumir ellos esos riesgos y de esta forma tratarnos con igualdad?
      Gracias por la reflexión.

  4. Como acabo de comentar en la entrada…..Crecer cuando el Mercado te expulsa de su lado…. La industria aseguradora decide y elige a quién cubre, al fin y al cabo está aquí para ganar dinero, eso sí, apoyando financieramente a las personas en caso de contingencia en la materia de que se trate (sanidad, decesos, accidentes…). Digamos que ese es el punto de conexión entre la libertad de mercado y la del individuo. Pero es paradógico apelar a la libertad de las personas cuando esta libertad se enfrenta a la de las aseguradoras. Ganan evidentemente las segundas. No están creadas para satisfacer la libertad del individuo -a pesar de estar en su discurso-, están para satisfacer las ganancias de la empresa que les da sentido. Los individuos no pasan de ser meros clientes.
    Creo que no hay que sorprenderse por ello, es la realidad en la que vivimos y, en general, con bienestar.
    Yo creo que la cuestión de fondo reside en la convivencia aseguradoras privadas con «lo púbico» y en delimitar muy bien las responsabilidades, porque toda responsabiiidad tiene su responsable.
    Espero haber sido caro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *